jueves, 6 de enero de 2011

Escapada a Valencia!!

 
Después del traslado de casa, fiestas de Navidad y demás menesteres, optamos por pasar el fín de año y algunos días más en Valencia, con unos amigos. Más que nada para descansar un poco. Así que estuvimos en el hotel Las Arenas que tiene spa y así podía caer algún masaje, que bien me lo merecía.
El hotel está situado maravillosamente frente a la playa. ¡Qué ganas tenía de ver el mar! y además el tiempo ha sido estupendo.¡Qué suerte!.
Las viviendas del Canyamelar eran en su mayoría barracas acompañadas de alguna que otra alquería. En el último tercio del siglo XIX se implantó la moda del baño de olas de mar con fines terapéuticos. Ello produjo que, entre otros, se construyera el balneario de las Arenas y su pabellón flotante. Y ese popular establecimiento dio nombre a la playa. En el recuerdo quedaron las humildes barracas de nadar fabricadas con tableros de madera, cañas y lona, que se desmontaban al final del verano. En su lugar quedó este precioso balneario que os muestro a continuación:

Y aquí os muestro las bañeras de mármol que utilizaban y que el hotel ha conservado y expuesto en la entrada del Spa a modo de escultura.
Me hacía una ilusión enorme imaginarme la vida de aquellas personas tomando los baños. Se les veia charlando, ellos con trajes y ellas con bonitos vestidos blancos, mientras los niños jugaban con sombreritos y trajes de marinero. A ratos me he sorprendido a mi misma soñando despierta e imaginando que participaba en sus charlas. Así es como ha quedado después de la reforma:
Al llegar, nuestro amigo había encargado un suculento arroz para todos en el restaurante del hotel, que por cierto tiene una cocina de un nivel excelente. Mirad que pinta:
Más tarde fuimos a conocer la parte del puerto donde se desarrolló la copa America. me impresionó la arquitectura tan moderna del edificio veles e vents que al acercarme todavía me pareció más grande.
Contrastaba muchísimo con los antiguos edificios de alrededor, creando una imagen muy peculiar.
 
Y es que Valencia se ha llenado de modernidad. Por la noche, el museo de las ciencias, L'Umbracle, el palacio de les Arts, L'Oceonografic  y L'Emisféric iluminados, te dan una sensación tan futurista que te situas en otro pais. Es una sensación muy especial.
Uno de los días quise ir a visitar la Albufera. Tenía recuerdos muy bonitos debido a la novela "cañas y barro" de Vicente Blasco Ibánez, que se grabó en el Palmar; una pedanía de Valencia situada a orillas del parque natural de la Albufera. Además todavía se puede ver alguna barraca, aunque pensé encontrar muchas más, incluso con mi imaginación, casi quería ver a los protagonistas remando por allí. Pero si que pude quedarme con esta bonita puesta de sol:
y con este canal  donde se podía ir en barco y sentirte un arrocero más de la época:

Ya que estábamos en Valencia, en el Palmar y en la Albufera , no podíamos irnos sin tomar la auténtica paella valenciana. Así que de nuevo arroz y comiendo todos en la paella, como manda la tradición:
Como veis, hemos aprovechado para comer ricos arroces. No sé porqué será, pero cuando comes las cosas en su sitio de origen están mucho mejor y te las tomas con más ganas.
NOTA:
Quiero Agradecer al director del hotel Las arenas,  Sr. Carlos Boga la amabilidad para con nosotros en estos días y darle mi enhorabuena por el personal que nos atendió y nos hizo sentir mejor que en casa.
Me despido con estas palabras de Rafael Blasco, escritas en el paseo de la playa:
Y ahí, junto al mar, en el último límite de las arenas besadas por las olas, se eleva una multitud de barracas de formas caprichosas y grotescas: son les barraquetes de nadar, las barracas de los bañistas, la propiedad del barraquero.................

27 comentarios:

  1. Que lindo!!.....y que bien lo pasaron....me gusta esa foto color sepia antigua y el contraste con lo moderno.....la historia a traves del tiempo.....y esas paellas.....que ganas de haber sacado un par de cucharadas!!!....ahora te falta colocar la receta de las paellas......jijiji.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  2. Madre mía qué arroces!!!
    NIngún arroz como el de Valencia o Alicante, has debido disfrutar de lo lindo!

    ResponderEliminar
  3. Qué suerte guapa!,me muero de envidia.
    Un beso y feliz año.

    ResponderEliminar
  4. Anna te lo mereces,
    un buen descansito te habrá dejado nueva y más en ese spa,que delicia¡¡¡
    y ese arrocito tiene una pinta excelente,y es que es tierra de buen arroz,
    Feliz descanso guapa¡¡¡¡¡
    un besote enorme.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que hayas disfrutado de tu estancia en mi tierra, el hotel es una pasada, he estado varias veces a tomarme un café nada mas je, je en esas terrazas a la luna de Valencia merece la pena visitarlo, no hace falta irse al Caribe.
    Y que te voy a decir de los arroces, y de mi albufera, y de la puesta de sol, solo te faltó comerte un buen all i pebre si me llegas a avisar te lo preparo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. que belleza tu relato e imágenes. Gracias

    ResponderEliminar
  7. Me encanta visitar Valencia y comer cada vez un arroz diferente.
    Seguro que has pasado unos días inolvidables.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. MARCELA, lo mejor es ir allí a comerla. Así que ya sabes, cuando vengas a España te acompaño. estaba cocida con leña que le da un sabor muy rico. Besos

    ISABEL, la verdad es que tienen algo especial. por algo el plato es de allí.Besos.

    ResponderEliminar
  9. Anna espero que estés descansada e instalada en el nuevo año, la nueva casa y la nueva vida que es la del hoy en adelante. Un viaje este tuyo a Valencia, que se ve tranquilo pero al que no le faltó de nada, qué bien.
    Me alegra tu regreso, te echábamos de menos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. MIREN, Espero ir por tu tierra también y comer de lo rico que tenéis por ahí, un beso.

    AGUE, Eres un cielo protector!. muchas gracias por desearme tantos mimos. besos para tí

    ResponderEliminar
  11. MARIA DOLORES, el all i pebre me lo tomé por supuesto y me encantó. espero volver y te llamo para tomar un café en esas terrazas mirando el mar........

    TU MEJOR RECETA, estoy contenta de que te haya gustado. el una ciudad muy bonita y con una comida estupenda.

    ResponderEliminar
  12. LA C0CINERA DE BETULO, Pues la verdad es que sí que disfruté. y como dices, es una maravilla comer arroces de tantas formas. un beso.

    ResponderEliminar
  13. VIENA, pues sí, me fuí mentalizada a descansar y eso hice. pero claro que lo pude combinar con ver sitios que me apetecian y eso me descansa spicológicamene. Gracias por tu visita y espero que tu también hayas descansado estos días. un beso.

    ResponderEliminar
  14. VIENA, quise decir psicológicamente. (que ya me va más rápida la mano que la mente)

    ResponderEliminar
  15. Ahí ahí Anna!!! que de vez en cuando hay que descansar y relajarse un poquín! y que mejor sitio que Valencia! no puedo decir que la conozca pero es una de mis ciudades pendientes! y de gente que va allí y todo lo que sabemos..... una ciudad impresionante!!!! a ver si este año pongo remedio!

    ResponderEliminar
  16. Guaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuuuu vaya tela!!!! Que maravilla de hotel! menudo lujazo!!!
    Y esos arroces por favorrrrrrrrrr!! Madre del amor, habrás disfrutado de lo lindo! te lo mereces, guapa.
    Mil besitos y feliz año.

    ResponderEliminar
  17. Anna Valencia ha cambiado mucho y esta ahora muy bonita y los arroz del Palmar buenisimos,yo tambien los he probado cuando estuve.
    Buen reportaje
    besos
    miquel

    ResponderEliminar
  18. TITO, ya lo creo que hay que cuidarse!. pues haber si este año acabas conociendo Valencia. un beso.

    ALIMENTA,¿verdad que tienen buena pinta?. estaban deliciosos!!. un beso y feliz 2.011

    MIGUEL, si que ha cambiado, si. Es una ciudad muy bonita y cómoda. un beso grande.

    ResponderEliminar
  19. Anna, que viaje y que paellas.
    Me encantan los arroces, son mi pasión.
    Me encanta el hotel, parece tipo balneario antiguo.
    Ahora me iría de fábula un masaje, me duele tó, me he estoy empezando a resfriar
    Besos

    ResponderEliminar
  20. me encantao valencia,estuve hace años y fue una maravilla

    ResponderEliminar
  21. Que delicia poder difrutar de unos días de descanso en buena compañía y en un lugar precioso! y que divinos los platos que nos presentas.
    Muchos Besos Anna

    ResponderEliminar
  22. Qué viaje virtual más reconfortante. Una visita genial por la ciudad de Valencia, que no conozco pero que me encantaría hacerlo.
    Y esa paellita.... mmmmmmmmmmmmmmmm.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Que ricos se ven los arroces!! me alegro que lo pasárais tan bien. Yo tengo Valencia a tan sólo dos horitas:-) cualquier día me planto en ese hotelito jejeje...
    Besos y Feliz Año!!

    ResponderEliminar
  24. Hola Anna. Estupendas fotos, las del hotel y las de los arroces. Valencia es una ciudad que tiene de todo pero si hay algo que sobresale es su carácter amable y su gastronomía.
    Seguro que lo pasasteis fabulosamente y me alegro de ello.
    Que en tu nueva casa y ciudad seas feliz y que de vez en cuando vuelvas por Valencia y si te apetece por Castellón jj, no es igual pero así la conoces, también hay muy buenos restaurantes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. MARGOT, yo también soy fanática del arroz. besos.

    ESPE, es una cuidad bastante cómoda ¿verdad? y con mucha luz.

    INGRID, Siempre va bien unos días de relax y una buena comida. besos.

    ResponderEliminar
  26. SILVIA, pues seguro que te gusta. hay mucho que ver y disfrutar. un beso.

    CRISMAS, Ahora en España la verdad es que no hay distancias. En dos horas no te enteras del viaje y es bonito cambiar de comunidad.Besos

    JUAN, La comunidad Valenciana es muy rica en gastronomía, por lo que entra también Castellón. Conozco Castellón un poco menos, aunque también he ido. le tengo un especial cariño porque un tío mio estuvo destinado ahí durante unos años y siempre me traía unas buenísimas naranjas. besos.

    ResponderEliminar
  27. Precioso reportaje, tengo mucha suerte poder vivir aqui. Un beso

    ResponderEliminar