domingo, 7 de noviembre de 2010

Se Llamaban María (María García Maynadier)


A raiz de la presentación del libro "Se llamaban María", (www.edition-flam.com) escrito por la hermana de Jeanine, una amiga que no veía en muchos años; he viajado hasta el pueblo donde se presentaba el libro en español, ya que era el protagonista de la historia narrada por María, que en principio lo publicó en francés.
María lo presenta así:
Gorafe, pequeño pueblo de cuevas perdido en el corazón de Andalucía. Allá la vida sencilla, pobre, y a veces feliz se desarrolla al compás de las estaciones y de las labores del campo. La guerra civil de España se llevará con ella a todo un pais, arrastrando por el camino del exilio a los partidarios de la libertad.
Un relato sencillo y conmovedor que nos hace descubrir una vida a través de los recuerdos de una familia y que rememora los terribles momentos de la retirada.
Han sido unos días llenos de emociones donde hemos compartido comidas, cenas, cafés y muchas conversaciones sobre la cultura y costumbres del pueblo. Hemos reido muchísimo y también han habido reencuentros con otros amigos-as comunes y que al igual que a Jeanine no veía desde hacía mucho tiempo.
El pueblo está lleno de viviendas-cueva que en la zona están muy cotizadas porque mantienen el calor en invierno y el fresco en verano.
María y Marcos su marido, nos ofrecieron una estupenda cena en una cueva típica propiedad de su familia, llena de detalles preciosos.


Al día siguiente fué  Presen y Ramón los que invitaron en otra cueva no menos bonita, decorada con objetos recogidos de familiares y amigos que le dan ese aire rústico y acogedor.



Ramón nos ofreció un arroz de pueblo hecho en el fuego de leña, demostrando sus dotes culinarias. En la comida también estaba José Luis, que hizo el esfuerzo de venir desde Barcelona en moto para el evento, así como Plácido que llegó de Almería.

Tendría que nombrar a muchas más personas que han hecho que estos días sean tan especiales, pero sería demasiado largo y no os quiero cansar.
Hicimos un poco de turismo cultural y nos fuimos a visitar algunos dólmenes ya que en la zona hay la mayor concentración de ellos. Los dólmenes son monumentos megalíticos que se usaban como sepulcros.

Las vistas desde lo alto del llano eran impresionantes y de una magnitud indescriptible.
Como estoy recogiendo algunos platos típicos de la cocina mudéjar-morisca, fuí preguntando a varias personas por un plato que me habían recomendado probar que se llama "jaleo", intentando hacerlo lo más auténtico posible.
Quiero dedicarlo a María por el éxito de su libro, a todas las personas que viven con pasión estos temas culturales, a los que comparten el sueño de la fraternidad, y a Gorafe, escenario de esta historia de risas y lágrimas, de sueños e ilusiones, de olores y sabores.......
INGREDIENTES:
1 pimiento choricero seco
1 pimiento seco picante (opcional)
2 patatas
1,5 ml. de agua
1 cebolla
1 diente de ajo
1 pizca de comino
sal, pimienta
harina (unos 50 gr.)
METODO DE ELABORACION:
En una cazuela con un poco de aceite, freir los pimientos por ambos lados,  con cuidado de no quemarlos porque amargarían. En el mismo aceite, sofreir la cebolla y el ajo hasta que estén bien pochados. Unir la cebolla a los pimientos y triturar todo junto con unas cucharas de agua. Devolver el triturado a la cazuela y añadir el agua.
Cuando hierva, agregar la sal, pimienta y comino junto a las patatas peladas y cortadas a cuadritos no muy grandes. Cuando las patatas casi están en su punto, ir añadiendo harina tamizándola con un colador y remover constantemente para que se intregre bien. Dejar cocer la harina en el caldo junto a las patatas hasta que se quede como una masa parecida a unas gachas. Antes de que espese, rectificar de sal. Apartar del fuego y servir.


20 comentarios:

  1. Qué bonita entrada Anna. He estado en Guadix, alojada en una cueva y la verdad es que es toda una experiencia. Normalmente las estancias se comunican, porque para ir a la del fondo, se ha de pasar por las centrales y eso da un carácter muy peculiar a las cuevas. La temperatura es constante, muy agradable. La decoración que tienen en turismo rural es muy acogedora, todo blanquito, detalles en cada rincón, muebles que se acoplan a las formas de las paredes, vamos, una pasada. Todo eso que veo en tus fotografías, es tan típico, precioso ¿verdad?
    Veo que ha sido un viaje muy agradable, con amigos y compartiendo cosas muy bonitas y muy ricas, porque ese arroz tiene una pinta estupenda y la gacha de la receta, debe estar riquísima.
    Me gustan estos viajes tan enriquecedores, además nos traes tan buenas fotos y tan buena crónica que es un poco como haber estado por allí. Gracias por llevarnos de polizones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hace muchos años estuvimos en Guadix...casi ni me acordaba, pero con tu post de hoy...me ha entrado ganas de leer el libro, me gustan los libros de la guerra civil y de la 2 G. Mundial, bueno ahora estoy con el de Almudenas Grandes...que es de la guerra civil.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  3. Que preciosa entrada....que ganas de conocer esos parajes...la verdad es que como relatas parece que viajo contigo.....es una dulzura como te expresas del paisaje, los amigos, y los platos que probaste.....gracias por darme a conocer una parte desconocida para mi de tu pais.....me ha encantado!!.....vere el libro por aca.....a veces online se encuentran libros que uno no espera esten en NorteAmerica....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  4. La receta me encanto.....la hare pronto!!....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  5. Yo conozco toda ea zona de mis dos años que viví en Baza, es preciosa. Las cuevas de Guadíx son famosas en la zona, en algunos pueblos también por lo visto las hay tmbién.

    La verdad es que hace ya años que no vuelvo por esa zona, me ha entrado nostalgia.

    Un post intersante, ah y la receta estupenda como siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Ese plato tiene muy buena pinta, te ha quedado bastante bien y seguro que estaba delicioso. Besos

    ResponderEliminar
  7. Lo que aprendo yo contigo..... Besos y buenas semana!!

    ResponderEliminar
  8. VIENA, No me imaginaba que habías tenido la experiencia de habitar una cueva. Es muy gratificante dormir en las entrañas de la tierra. todo es silencio y paz. El viaje fué muy gratificante y el libro de María es una delicia de leer. muy de mi estilo, muy de la tierra, con mucho sentimiento, y además, como es la vida de su familia fué muy emotiva la presentación y la charla que dió. A mi vuelta me ocurrió algo muy curioso, tuve retraso en mi vuelo y me acerqué a la librería a comprar un libro.(siempre me gusta curiosear en ciudades distintas de donde vivo). Ví un libro de Ian Gibson,( el que acaba de publicar titulado La fosa de Lorca) y lo compré, cual no sería mi sorpresa que a la mañana siguiente estaba invitada a la presentación del mismo y estuve con él, me lo dedicó y me hice una foto.Así que ya ves qué semana más intensa de literatura. Te envio un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. NEUS, Qué gracia que más gente de la que me imaginaba conoce Guadix.El libro de María está basado en su familia que se exilió a francia, pero en realidad no habla de la guerra. Si tienes oportundad, tienes que leerlo, te encantará. un beso.

    ResponderEliminar
  10. MARCELA, Muchas gracias. Sé que tu sensibilidad alcanza todo el sentimiento que pongo en mis experiencias, sean viajes o cocina. Me alegra poder enseñarte algo que desconoces. sobretodo una cultura muy distinta. un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  11. JOSE MANUEL, Si, las cuevas en Gorafe son muy comunes como vivienda habitual. La verdad es que es una zona preciosa. por cierto ¿sabes que hay una pelicula titulada"El Ciscípulo" que está rodada en Baza y que ha obtenido un premio?. Yo no la he visto todavía, pero la buscaré.uN BESO.

    ResponderEliminar
  12. MARIA, qué bien!. eres la primera persona llamada como las protagonistas del libro. Muchas gracias por tu comentario. un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Yo, como Neus, tambien estoy con Almudena en una magnifica historia de la guerra civil vivida entre fogones ... conozco algunas viviendas cueva en andalucia , no las de Gorafe, pero quedan anotadas... como este jaleo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. STHILARI, gracias por tu comentario. El próximo libro será el de almudena. me gusta mucho y me estáis poniendo los dientes largos con esa historia de la guerra civil. El libro de María es precioso también. un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado leerte esta entrada que curiosa, el libro estará escrito con un cariño especial todos los que son de recuerdos me emocionan.
    El jaleo también estará para emocionar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. MARIA DOLORES, no te imaginas lo duro que es el libro y al mismo tiempo qué tierno. Una historia de familia en época difícil llena de emoción. y el jaleo la verdad es que engancha cuando lo pruebas. un beso grande.

    ResponderEliminar
  17. Olá querida Anna! Tudo bem com você?
    Viajei ao ver essas belíssimas fotos!
    Adorei ver esses alimentos e já anotei a receita.

    Grande beijo

    ResponderEliminar
  18. Querida Anna, que vida mas interesante la tuya, nos podemos fusionar ¿te parece?
    Yo también quiero ser como tu. ja ja

    Me han encantado las fotos de las cuevas.
    Aunque nunca he estado en ninguna,ya las conocía de oídas.

    Mi primer suegro era de Guadix.

    Hace dos años me dice mi hija...
    ¿Porque no nos compramos una cueva tu y yo?
    Me quedé parada, y es que en Grazalema las vendían y a ella le encantaron las cuevas y el pueblo.
    En estas se iría mañana mismo a vivir.

    Que bueno, comprarte el libro y al día siguiente estar invitada a la presentación del del mismo Gibson,que "causalidades" nos depara la vida.

    Yo hago unas patatas similares, y están deliciosas.

    Besazos

    ResponderEliminar
  19. Que bonita entrada, no conozco esta zona pero tiene que se muy bonita. Bss.

    ResponderEliminar
  20. LUISA, si que es una zona muy especial en paisaje. seguro te gustaría. un beso para tí.

    ResponderEliminar