domingo, 3 de octubre de 2010

Tánger

Acababa de comprar una revista para el camino de mi viaje a Tánger, y qué casualidad que venía un reportaje de María Dueñas, la escritora que tanto éxito ha tenido con el libro "El tiempo entre costuras". maravillosa obra basada en la ciudad de Tánger y Tetuán,  donde su familia vivió antes de la independencia de Marruecos. Os recomiendo su lectura.
Tánger era una de las ciudades de Marruecos que no conocía, y que desde hacía tiempo quería visitar, ya que una amiga (Ivonne), que vivió hace años, siempre me hablaba de sus maravillosas playas.
Habitada desde hace más de 2.500 años, casi todas las razas y potencias que han tenido intereses en el mediterráneo han dejado sus huellas en esta ciudad. Punto de encuentro de muchas civilizaciones dada su situación estratégica, Tánger es puerta de Marruecos y de todo el continente Africano. Tiene la ventaja de estar frente a Europa y poder admirar al mismo tiempo el Atlántico y el Mediterráneo.
Tengo que decir que el hotel donde nos alojamos está en un enclave ideal con vistas al océano y que mi amiga Ivonne tenía razón en cuanto a las playas. Son infinitas.!..........
Por la mañana y con un amanecer de ensueño, nos sirvieron el desayuno con zumo de naranja delicioso y las tradicionales crepes marroquís llamadas "Baghrir". se comen con mermelada, mantequilla o miel y según me han explicado en el hotel se preparan con harina, sémola, levadura y agua. la receta es más o menos con estas proporciones: 250 gr. de harina, 250 gr. se sémola, 25 gr. de levadura de cerveza y una pizca de sal.
Se tamiza la harina y se mezcla con la sémola en un cuenco grande. En otro diluir la levadura con agua tibia. Ir añadiendo poco a poco la mezcla de harina y sémola con una pizca de sal sin parar de remover. incorporar más agua tibia si hace falta para que quede una masa homogénea como para las crepes normales. Dejar reposar unas 2 horas. Calentar una sartén de unos 15 cmts. de diámetro y poner un poco de mantequilla. Ir echando porciones moviendo la sartén para que se reparta la mezcla y que quede un poco menos de 1/2 cmts. de grueso. Dejar cocer más o menos 1 minuto y sin dar la vuelta, sacar a una bandeja doblándolas por la mitad para después rellenar al gusto. (Mejor comerlas templadas).



Después de comer y caminar un rato por la playa donde el único movimiento eran las olas y un jinete a caballo, nos dirigimos con Mohamed a visitar la Medina. Como es natural en mi, he acabado comprando comida: Aceitunas, limones confitados para la tajine, y las ñoras frescas que creo que es la primera vez que las veo. Me ha llamado la atención un queso de cabra fresco por su bonita presentación, así que he acabado comprándolo. Había mucha verdura  con un buenisimo aspecto; pero la Medina después de conocer la de Marrakech y Fés, me ha parecido muy sencilla. He aprovechado para comprar el aceite de argán que utilizo muchísimo  y que es superhidratante.



Tuvimos el tiempo justo para después ir a cenar caminando desde la Medina al conocido hotel "El Minzah". un hotel de los años 30, situado sobre la antigua Medina, dominando la bahía y cerca del cabo Malabeta con las costas españolas al frente. En este hotel han dormido las mayores celebridades mundiales, desde Dalí, Rita Hayworth, Cousteau y el escritor estadounidense Paul Bowles que vivió en esta ciudad y escribió su libro "El cielo protector" en 1.949 también llevado al cine por Bernardo Bertolucci. Allí hemos cenado Cous-cous, tajine y por supuesto todo ello amenizado con la típica danza del vientre.

A veces, no tengo más remedio que creer en el destino y os explicaré porqué...... Resulta que habíamos planeado una visita a Asilah un pueblecito pesquero muy cuidado y blanco parecido a un pueblo andaluz, pero con sus ventanas pintadas de azul añil que me ha recordado bastante a Sidi Bu Said en Túnez. Pues bien, habíamos quedado con Mohamed por la tarde, pero después de desayunar, pensé que era mejor cambiar la hora si quería hacer algunas fotos. llamamos para cambiarlo y de paso comeríamos allí. El sitio recomendado por Mohamed era "casa García", un descendiente de españoles. sitio modesto pero con un buenísimo pescado fresco, cigalas de primera y unos ricos boquerones. Acabábamos de pedir nuestra comida y de repente, una cara conocida se nos acerca llena de sorpresa diciendo:  pero qué hacéis aquí?..... Era nuestro amigo Joan, aventurero y trotamundos como ninguno y que hacía 3 años que no veíamos. ¡No puede ser!..... exclamamos a la vez. Resulta que estaba desde hacía unos meses viviendo  en Asilah debido a su trabajo en la búsqueda de coral y nosotros lo ubicábamos en Gerona. El destino ha hecho que fuésemos a la misma hora y al mismo lugar a comer, con lo cual lo hemos celebrado con una copa. Después hemos ido a su casa y me ha regalado un trozo de coral para para que me lo trabaje algún joyero. Ha sido emocionante el encuentro y una sorpresa enorme. Nos ha prometido que próximamente nos visitará en Madrid.
El camino hasta Asilah que serán unos 40 kilómetros lo hicimos por la carretera de la costa. Es impresionante ver que la playa no tiene fín y además es virgen totalmente, es decir que podríamos caminar hasta Asilah  por ella sin interrupción. Ahora empiezan a construir algunos complejos de apartamentos, pero me ha impresionado tanta naturaleza sin saturación.


El tiempo ha sido fantástico, así que cada mañana hemos caminado por la playa más de una hora y hemos vuelto a encontar al jinete con otro caballo distinto. Me imagino que son los caballos de algún príncipe y que los entrenan, ya que frente a la playa hay una casa que pertenece según nos han dicho a un príncipe Saudí.

Hemos visitado la parte nueva de Tánger y hemos visto el consulado español, por cierto en un bonito edificio,  el instituto Severo Ochoa, el puerto desde donde parten los barcos hacia Algeciras, y se veían perfectamente las luces al otro lado.( creo que son sólo 12 kilómetros de distancia.). Después hemos parado en un precioso restaurante en la parte alta de la ciudad desde donde había una impresionante vista. Un amigo de Mohamed nos ha subido también a una terraza diciéndonos que Almodóvar había rodado allí parte de una de sus películas, cosa muy probable ya que tenía una foto con él.




Al marcharnos Mohamed nos ha querido enseñar el conservatorio de música clásica ya que el canta y estaba empeñado en que viéramos a sus compañeros que estaban actuando y tocaban música Andalusí. Una de las chicas Begoña Olavide, española, tocaba el salterio. Por cierto que el 7 de octubre actúa en Madrid en Espacio Ronda. Los demás el Laud, violín y la Rababa, además de cantar.
Me ha gustado la participación de la gente. Mohamed saludaba sin parar a unos y otros y nos presentaba orgulloso a todos sus compañeros. Había bastante gente joven viendo el espectáculo y se les notaba una felicidad y una alegría que te contagiabas de ella. Ha sido muy interesante,  y hemos pasado un rato precioso con gentes de una amabilidad sorprendente. Nos han ofrecido un delicioso té a la menta y nos han mostrado el taller que tienen donde fabrican los instrumentos y los reparan.

El último día quedamos con Mohamed sobre las 10 para que nos llevara al aeropuerto, y ahí estaba el con su gran sonrisa; pero le he notado cierta tristeza por nuestra marcha. En el trayecto hemos hablado de nuestra próxima visita, de si nos había gustado, si lo habíamos pasado bien.......
Al final, los sitios los hacen las personas, y Tánger es Mohamed. Volveremos seguramente. Como dicen
ellos: Inshalá !!..........(Ojalá).
Yo me despido con esta foto de la medina. ¿Se estarán contando las señoras lo que van a cocinar?.

22 comentarios:

  1. Me encanta viajar, que suerte tienes. Ultimamente como que no podemos mucho, pero bueno, se intentará en algún momento.

    Las fotos preciosas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. JOSE MANUEL, ya habrá tiempo no te preocupes. yo antes viajaba mucho más y ahora puedo menos, pero siempre alguna escapadita va bien y te renueva. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Anna, que maravilla, me han entrado ganas de irme, pero ahora mismo.
    Me han gustado tus fotos, y con tus palabras me has transportado como si estuviese allí mismo.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Envidia cochina es lo q tengo yo ahora mismo! pero de buen rollo, eh, Anna.....unas fotos preciosas!

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Anna, he disfrutado como no te imaginas las fotos y tu relato. Que bonito todo!
    besos
    Gaby

    ResponderEliminar
  6. de magnifiques photos, merci pour ce beau partage
    bonne soirée

    ResponderEliminar
  7. Anna, me ha encantado tu relato. Estuve hace muchos años en Tanger, yo era muy joven y no supe apreciar todo lo que visité. Ahora creo que me gustaría volver....
    El pueblecito de Asilah es una de esas cosas que tienes siempre en "pendientes",, me parece espectacular... y tus fotos impresionantes.
    Muchas gracias por compartir tu viaje!!
    un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  8. ME encanta como lo has explicado, es casi como si hubiera estado allí.
    Y las fotos preciosas.
    Este verano leí el libro que mencionas, "Tiempo entre costuras" y realmente me encantó, precioso, una narradora estupenda esta María Dueñas. Lo he recomendado a gente y también me han dicho que les ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Anna tiene que ser una maravilla por como lo has explicado y detallado pero toda esa zona fue una amiga y ha hablado muy bien de ella, y creo que sí que es muy bello, conocer mundos y viajar es muy bonito, sobre todo si te sientes a gusto.
    Besos guapa
    feliz semana

    ResponderEliminar
  10. Justo hoy he hablado con una amiga que estuvo la semana pasada ha venido encantada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Pero que fotos, son espectaculares.
    Que post... invitas a ir yaaa!!!:)
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Anna....vengo llegando del "Ristorante di Anna" y nos encanto!!....ahora.....a leer esta maravilla.....que hermoso como describes.....que fascinante como haces que entremos en tu historia.......es como viajar contigo...despiertas todos los sentidos con el relato y las fotos.....tu viaje me da la sensacion de haber sido placentero y con mucha paz......y tienes razon.....si se parece a Sidi bu Said.......Inshala que viajes de nuevo pronto....para que nos cuentes estas maravillas.....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  13. Me esta dando tu reportaje de envidia(sana) que no veas, quien no quiere disfrutar de un viaje así.Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Qué envidia cochina. Qué maravilla!!. Me iría ahora mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Que maravilla de viaje. Me encantaría conocer Marruecos y sobre todo Tánger. La magia de estos lugares me tienen enamorada.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  16. STORCH, qué bien que haya hecho el efecto de estar allí. un beso.

    SONIA, Gracias Sonia, ya sé que tu envidia es de las buenas. besos.

    GABRIELA, Gracias a tí también por tus alabanzas. Besos.

    FIMERE, Es un pais que me encanta. espero conocer el tuyo algún día.

    BEGOÑA, la verdad es que el tiempo siempre va borrando un poco los recuerdos, así que vuelve y disfruta. besos.

    PANDORA, Tienes razón, el libro es precioso y me alegra que te gusten las fotos y el relato.

    M. JOSE, como dices, viajar es la mejor forma de conocer culturas.

    Mª DOLORES; qué casualidad lo de tus amigos. !. un beso

    NEUS, Gracias por lo de las fotos, aunque he puesto pocas para no cansar.

    MARCELA, Qué bien que cenaras en mi ristorante y os gustara tanto. Gracias por tus palabras sobre el viaje. tienes razón ha sido muy placentero y tranquilo.

    MARGRET; Es un viaje rápido de hacer, así que plantéatelo. un beso.

    CURRA, ¿verdad que cada ves que ves un viaje te irías?. yo ya me iría de nuevo. Besos.

    ResponderEliminar
  17. ana me ha gustado mucho el relato que has hecho de tu viaje a Tanger pues entre las fotos y como nos lo has contado parecia que estabamos viajando contigo y las fotos preciosas ,me ha encantado la de la playa con el caballo,se lo he dicho a IVONNE y se ha puesto muy contenta,le he dado la direccion de tu blog para que Tomas se lo enseñe cuando vaya a su casa,pues sigue flojucha y no viene mucho por aqui.bueno muchos besos y hasta pronto .YEYES

    ResponderEliminar
  18. Anna qué pasada de viaje y qué pasada de entrada, nos has hecho viajar contigo, lo que personalmente te agradezco mucho.
    Enhorabuena porque se ve que lo has disfrutado.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  19. Qué bonito post, Anna, apetece un montón irse p'allá!

    ResponderEliminar
  20. Y en Tánger nació y murió Antonio Fuentes ( 1905 - 1995 ), miembro destacado de la Escuela de París.

    En www.antoniofuentes.org pueden encontrar obras y datos biográficos sobre el artista.

    ResponderEliminar
  21. Como voy poco a poco con mis consultas, todavía no había leído tu relato sobre el viaje, además de la sorpresa del reencuentro con tu amigo, mira lo que ha deparado el coral que te regaló. Yo que viajo muy poco te pediría que nos contaras aunque solo fuera un viaje en taxi, lo haces tan bien, que creeré que te acompaño. Muy bonitas fotos. Besos

    ResponderEliminar
  22. Oído cocina...
    Buen relato sobre Tánger, volverás, seguro que volverás.
    Otra casualidad, que ya sería rizar el rizo, creo que conocemos al Joan del que hablas y bien, si es el mismo, también es muy buen amigo nuestro, de Girona y "coralero" en Asilah aparte de otras muchas y variopintas cosas. ¿Su apellido empieza por "D"?
    Si fuese así, esto ya sería propio de Coelho.

    Besos tangerinos

    ResponderEliminar